Crónica Vicino: Top 15 Caricaturas Ochenteras

Si a estas alturas hay algo claro, es que este blog tiene tanta continuidad y estabilidad como la mente de su creador. Por lo que saltamos de las mejores películas del año, al día del niño… mismo que me inspiró a hacer una lista (si, otra lista), un top 15 (¿porque no?) de las caricaturas que marcaron mi infancia ochentera de un modo u otro. Cabe destacar que SOLO incluí caricaturas que tuvieran su inicio u origen (y a veces muy corta vida) en la década que creara el clip musical, viera el nacimiento formal de la industria del videojuego y básicamente tuviera las intros de caricaturas más chingonamente producidas y con las rolas más fregonas de la historia de la animación (¡o demuestren lo contrario!). O sea, la década de los años 80.

Con ustedes los 15 responsables de... ser yo!

Con ustedes los 15 responsables de… ser yo!

Con ustedes, el Top-15 de Caricaturas ochenteras que fundaron los cimientos del resto de mi niño interno:

Probablemente la serie más frustrante de mi infancia...

Probablemente la serie más frustrante de mi infancia…

»Esta caricatura además de ser el inicio de mi vida geek-rpgera, fue probablemente la serie que me enseñó que las mujeres, eran más que seres raros diferentes a mí y que incluso, podían ser guapas, inteligentes y ultra-pateadoras-de-traseros… algo que toda buena caricatura ochentera tenía que tener casi por default. Mencioné que también me enseñó a lidiar con la frustración de la serie que NUNCA terminaba y siempre, justo antes de poder regresar a su mundo alguien tenía que regresarse y sacrificar al equipo de nuevo? Esta fue una de esas series que me hicieron inmune a los “finales inesperados”.

Tuvo un total de 26 episodios a lo largo de 3 temporadas y como muchas series de la década, nunca terminó ya que el final, estaba planeado para la 4ª temporada, misma que nunca llegó.

La era de la caricatura-mercadotécnica... funcionó muy bien...

La era de la caricatura-mercadotécnica… funcionó muy bien…

»M.A.S.K. (Mobile Armored Strike Kommand) me enseñó muchas cosas increíbles, principalmente, que la rola de entrada podía rockear más que toda la serie. Segundo, me hizo un coleccionista-consumista de lo peor porque como muchas series de la época, estaban hechas como un GRAN anuncio de la línea de juguetes (que eran LO MEJOR). Tercero, y como toda serie respetable de la época, tenía que usar lásers como arma, de preferencia rojos. Cuarto, los nombres de los equipos “bueno-malos” tenían que rockear sin sentido, si no como explican que los villanos, también formados de un acrónimo fueran: V.E.N.O.M. (Vicious Evil Network of Mayhem).

A esta serie le fue muy bien con la venta de juguetes y duró dos largas temporadas con un total de 75 episodios.

Si quieren reír un rato, vean esta serie de nuevo... vaya que era una época inocente!

Si quieren reír un rato, vean esta serie de nuevo… vaya que era una época inocente!

»Para un fanboy como yo que desde los 3 años creía que lanzaba telarañas y se columpiaba por edificios, esta, era la serie perfecta. ¿Qué me enseño? Que no solo podía tener amigos, sino que estos, podían ser increíbles. Y también tener poderes. Y ser una mujer increíblemente sexy que solo usaba un leotardo amarillo. Eso y que ser super-héroe no requería ser algo de seriedad e incluso podía combinarse con chistes increíblemente malos mientras salvabas el día.

Algo que igual no sabían, es que Firestar (Estrella de Fuego), fue creada específicamente para esta serie cuando la Antorcha Humana no se pudo utilizar por cuestiones de derechos. Duró un total de 3 temporadas con 24 episodios.

Los mejores tributos a los mejores iconos de la época sucedieron sin duda en esta serie.

Los mejores tributos a los mejores iconos de la época sucedieron sin duda en esta serie.

»Estoy casi seguro que quien lea esto, está tarareando en este mismo momento la entrada… según yo esta fue una de esas series que todo niño como en un rango de 15 años vio y chance, incluso sigue viendo de pronto en algún canal extraño. Fue tal el éxito de esta serie que duro 8 temporadas y un total de 107 episodios. ¿Qué me enseño? Que si en tu cuarto solo estas y te sientes aburrido, imaginación vendrá y tendrás a tu pedido…ah y que mi imaginación podía ser escenas de películas viejas además de que la nana que me cuidaba no era más que un par de calcetines con rayas verdes. Ah y que Animal es uno de los mejores personajes de la historia. Punto.

Como dato curioso, esta serie fue tan famosa en algún momento, que aunque duraba un promedio de 23 minutos por episodio, se llegaba a mostrar en bloques de 60 hasta 90 minutos en los EEUU (¡4 veces más comerciales que serie!)

Uno de los dúos bien/mal más importantes de los ochenta.

Uno de los dúos bien/mal más icónicos de los ochenta.

»Esta serie fue la culpable de que toda mi infancia estuviera llena de juguetes increíbles, que a su vez fueran los culpables de que me encantara dibujar, que a su vez causaba que quisiera más juguetes, que a su vez… bueno creo que se entiende el punto, una caricatura más que existió como un gran comercial de una gran línea de juguetes. Creo que esta serie debe de ser una de las que contaba con mejor producción sonora de la época y si no me creen, solo recuerden el sonido de un vehículo transformándose y sabrán de que hablo. En esta época, Bumblebee era un personaje increíble y respetable, algo que Michael Bay destruyó en sus películas horribles. ¿Mencioné que el villano era una pistola gigante sin sentido? ¡Arriba la educación por la paz!

Probablemente fue una de las series de la década más importantes y duraderas ya que después de 4 temporadas, 98 episodios y una película después, esta siguió en varias formas que perduran hasta hoy.

Nada como burlarse de la muerte desde que tienes 8 años.

Nada como burlarse de la muerte desde que tienes 8 años.

»Probablemente una de las series más responsables de mi extraña forma de ser y de hacer chistes “ácidos” que muchas veces ni yo entiendo, es esta caricatura. Lo cual de manera indirecta es una forma de decirle gracias a Tim Burton por haber creado a uno de los personajes más irreverentes y memorables de la historia. Ah y a Danny Elfman por hacerme entender que un soundtrack o un tema “de fondo” podía describir a un personaje sin decir nada. Chance también aprendí de esta serie que el mundo sobrenatural era de las cosas más increíbles y divertidas que podía haber.

La serie fue bastante exitosa y duró 4 temporadas con un total de 94 episodios. Y si, muchas veces intenté invocar a Beetlejuice diciendo su nombre 3 veces… ¿ustedes no?

Una de las series menos recordadas y queridas de la época...

Una de las series menos recordadas y queridas de la época…

»Si, los ochenta fueron los responsables de mi fanatismo por la Gran N y esta serie quedó como anillo al dedo del gamer que comenzaba a ser. Hoy que la veo en retrospectiva creo que era realmente terrible… pero es increíble ver lo que Nintendo hacía por seguir colocándose como la marca con los mejores personajes y licencias… no estoy seguro si amaba u odiaba que Megaman tuviera la voz de un adicto a la nicotina y que Simon Belmont fuera un narcisista sin solución y que … si tenía demasiadas cosas estúpidas, pero ahora que lo pienso, Nintendo siempre hace cosas estúpidas que nadie entiende… y se sale con la suya… y además, tenía la mejor intro de “Video-a-caricatura” que me hacía creer que si jugaba suficiente, podría entrar a un mundo increíble… ya se, es un poco triste. Pero la princesa “Lana” hacía verlo como algo que valdría la pena. Creo.

La serie tuvo 3 temporadas raras y hasta un Gameboy que hablaba durante los 34 episodios que la compusieron.

Dinoplatívolos... ¿así o más ochentero?

Dinoplatívolos… ¿así o más ochentero?

»Dinoplatívolos del espacio exterior que peleaban contra Genghis Rex… ¿qué más le podía pedir uno a la vida para crecer sanamente con una vida de geek? Para cualquier niño que crecía sanamente existían dos cosas que podían ser insuperables: Dinosaurios y una sana dosis de ciencia ficción. Alguien (Michael E. Uslan) decidió que era buena idea juntar las dos cosas y de pronto, miles de niños (yo incluido) pasábamos todos nuestros “recreos” personificando a alguno de estos dinosaurios en sus diversas (y bastante irreverentes) aventuras con humanos.

Esta fue una de las series que probablemente más me senté a “dibujar” en mi infancia. Por lo cual puedo decir que de las cosas que “aprendí” viendo esta caricatura, fue a dibujar. Para muestra un botón:

Representación de un artista de 8 años de Genghis Rex

Representación de un artista de 8 años de Genghis Rex

La serie duró relativamente poco, aunque tuvo 1 “sola” temporada, esta contó de 65 episodios.

Una clásica familia pluri-racial biónica ochentera.

Una clásica familia pluri-racial biónica ochentera.

»Otra de esas series que se agarraban de uno de los temas en boga de la década: La ciencia. Y queda claro que si hubo una época que estaba plagada de “Cosas Biónicas” fue la de los ochenta. A mi gusto, esta serie sigue teniendo una calidad espectacular en la animación, claramente hecha por japoneses y que prácticamente se pude considerar “anime”, tanto por la historia y la variedad de personajes, como por la acción y dinamismo. Y creo que es el caso de toda serie ochentera respetable. Japón estaba en todo y aquí queda clarísimo. Aunque el doblaje era malísimo, de pronto es tan malo, que se vuelve maravilloso.

Esta serie me enseño que hasta una familia podía ser increíblemente biónica, aventurera y que todo grupo respetable, tenía que tener una variedad racial claramente distinguible. La serie contó con 2 temporadas y 65 episodios.

El principe de Eternia en calzoncillos afelpados y biceps ultra-trabajados.

El principe de Eternia en calzoncillos afelpados y biceps ultra-trabajados.

»El universo, está protegido por el poder de Greyskull!! – Según mi infancia, esta es la rola más reconocible de toda la década ochentera… y esta, como tantas otras series, definió mi temprana infancia tanto como comprador compulsivo de juguetes increíbles, como en mi creencia de que para ser un héroe tenía que ser súper-musculoso y pelear contra temibles bestias sin miedo con una pequeña trusa de… pronto entendí que eso no estaba tan bien… eran los ochenta y cosas como esa, eran comunes. Las cosas más increíbles que esta serie me dejo fue la visión ultra-fantástica de un mundo épico lleno de seres increíbles, mujeres ultra poderosamente bien formadas, y la inolvidable moraleja al final del capítulo por si tu intelecto infante, no había captado nada.

Una joya de la época que constó de 2 (muy largas) temporadas y un total de 130 episodios.

Muchos años antes de que los Avengers llegaran al cine... había esto...

Muchos años antes de que los Avengers llegaran al cine… había esto…

»¡La Tierra hay que salvar! Y mi pequeño niño-geek seguía rayado viendo series donde súper-héroes (súper-bizarros como Flash Gordon, El Fantasma y Mandrake) peleaban contra todo tipo de súper-villanos y me hacían creer una y otra vez, que si algo quería hacer en la vida, era salvar a la Tierra y de preferencia ser un súper héroe con diálogos más predecibles y acartonados que chiste de pepito… o algo así. Esta fue una de las primeras series que causara confusión total en mi pequeña psique de niño cuando el personaje principal fuera llamado “Roldan el Temerario” y de pronto en otro lado viera a un tal “Flash Gordon” que era idéntico y tenían al mismo villano en común (Ming el Despiadado… que era idéntico al Mandarín de Iron Man), después entendí que esto era la “culpa” de un montón de “traductores creativos”.

La serie tuvo una sola temporada de 65 capítulos.

Halcones Galácticos... que diablos eran lo máximo...

Halcones Galácticos… que diablos eran lo máximo…

»¡Allá van! Son de plata y acero, Silverhawks! Son humanos biónicos, mágicos, cruzan por el cielo para el cosmos conquistar, Silverhawks! una luz para triunfar! (Solo de guitarra eléctrica más chingón de la tv ochentera) Las galaxias son su meta, siempre buscan con afán, la guerra, Silverhawks! – ya se, nadie puede buscar con afán la guerra, pero así era esa épica época de acción sin sentido. Una vez más un grupo de seres biónicamente alterados como Halcones (¿?) galácticos se preparaba para toda clase de aventuras con todo estereotipo imaginable y con los que a mi gusto, fueron los villanos más increíbles de toda la década (Vendaval, Monstruón (con claros problemas de ira), Bucéfalo, Molecular, Naipe, Melodía, Artillero…) y un soundtrack insuperablemente rockero de principio a fin con un cowboy que tocaba la guitarra eléctrica (del súper desconocido Suizo, Bernard Hoffer). ¿Qué más podía pedirse? – Probablemente una de las características más recordadas de esta serie era la (súper manchada) trivia que “Vaquero” le hacía al “Niño de Cobre” al final de cada episodio para dejarlo manejar la nave. Que yo sepa, nunca lo logró.

Esta serie fue planeada como la “sucesora” de los Thundercats, y no tuvo tanto éxito durando solo 1 (larga) temporada de 65 capítulos.

A veces creo que la palabra que todos recordamos de esta serie: Cheetara... sean honestos...

A veces creo que la palabra que todos recordamos de esta serie: Cheetara… sean honestos…

»Sin duda la mejor y más épicamente chingona intro de la década ochentera y que hasta la fecha no puedo evitar ver y tener el efecto piel-de-gallina con la música e insuperable animación que sigue siendo a mi gusto, una obra de arte de la animación tradicional. Otra de esas joyas que marcaron a toda la década entre un cast increíble de héroes y villanos (y la heroína más increíblemente sexy que 8 de cada 10 niños ochenteros podremos culpar de despertar una cierta… curiosidad por el género opuesto) y una gama de episodios y despliegue general de creatividad que difícilmente he vuelto a ver en otras series. Tal vez una de las cosas que más se recuerdan de esta caricatura era el que fuera toda una tendencia ochentera: el final-con-chiste que generalmente fuera culpa de Snarf diciendo algo totalmente incoherente y todos riendo sin tanto sentido también. Tal fue su trascendencia que en el 2002 se hizo una versión nueva y “actualizada”. No estoy seguro si las generaciones de hoy aceptarían una serie así como nosotros lo hicimos en su momento. Pero estoy seguro que toda mi generación fue marcada por esta serie incluyendo uno de los logos más duraderos que hasta la fecha se usa, exhibe y porta por gente que probablemente no tiene la menor idea de dónde provino, pero “se ve chido”.

Una de las pocas series de la época que tuvieran un final, después de las 4 temporadas y 130 capítulos que la componían.

Los años ochenta, la era de los Ninjas... y Mutantes... y PUM! fórmula ganadora.

Los años ochenta, la era de los Ninjas… y Mutantes… y PUM! fórmula ganadora.

»Sin duda alguna una de las licencias más importantes salida de la década de los ochenta, durando casi 10 años al aire y teniendo al menos 2 series más (que sigue hasta la fecha), 5 películas y un ánime, demuestra que un buen concepto (obviamente con Ninjas… el producto por excelencia ochentero), puede durar más allá de su época. Creo que esta serie (junto con Street Fighter) fue la responsable de hacerme entrar a clases de Karate toda mi infancia-pubertad y seguir desarrollando un gusto que sigue hasta la fecha, por los monstruos y seres raros. Otra responsable más de mi locura coleccionística de un sinfín de juguetes y figuras de acción que en su momento, y mismas que eventualmente acabarían en alguna ilustración o dibujo mío. Siempre creí que Raphael era la mejor tortuga por el simple hecho de ser el raro o el diferente del grupo. Algo un tanto proyectivo de mi hasta la fecha.

La serie duró 10 increíbles temporadas con un total de 193 episodios. Claramente fue un éxito. ¿Mencioné que jugué, terminé y alucine todos y cada uno de los videojuegos de los héroes verdes? Ah y Abril O’Neil… bueno, siguió la racha de sexy co-protagonistas que motivaron a más de un pre-puberto a ver a las mujeres periodistas como algo… muy interesante.

El grupo más increíble de nerds que probaban que aun un geek, podía ser cool.

El grupo más increíble de nerds que probaban que aun un geek, podía ser cool.

»Siempre fui un niño raro. Creo que sigo siéndolo. Vamos, para mi algo interesante “que hacer” el fin de semana era ir a casa de mi abuela a ver si me encontraba con algún fantasma y podía cazarlo. Aunque nunca lo logré, cada semana, y cada capítulo que veía de esta serie, alimentaba más y más mi imaginación y mi gusto (y en algún momento, casi obsesión) con el tema de lo paranormal. Para mi un fantasma, era algo que se buscaba y si se encontraba, se cazaba con un rayo de protones para después poner en un contenedor dimensional. Los (verdaderos) Cazafantasmas marcaron toda mi infancia, desde coleccionar toda clase de juguetes, hasta álbumes, infinidad de dibujos hasta poner en mi diccionario palabras como “Ectoplasma” y querer un amigo como “Pegajoso”. No creo que exista un “niño ochentero” que no haya visto esta serie y pensado que uno u otro momento, era lo mejor y más divertido.

Para mí, fue y seguirá siendo, la serie que definió una década (quien no ha escuchado el tema principal?) y mi niñez de forma definitiva con 6 temporadas y 147 episodios.

MENCIÓN HONORÍFICA:

EL niño más increíblemente carismático y súper-poderoso de la década.

EL niño más increíblemente carismático y súper-poderoso de la década.

»Y aunque por las fechas de su inicio y fin queda perfecto en la categoría de mi top, en México, nos fuimos enterando de la existencia de esta increíble serie hasta la década de los años noventa. Sin embargo y a mi gusto, Dragon Ball (No Z) sigue siendo una serie increíblemente divertida, con una historia sin igual y con una serie de personajes únicos que en verdad cambiaron mi chip de series “gringas” a un horizonte completamente nuevo  donde la “chava buenota” no solo era un concepto moralmente incorrecto (pero siempre presente), sino que el personaje más sabio (el maestro Roshi) tenía una constante necesidad de… poner sus manos en ella. Y eran estupideces como esta contrastadas con la infinita inocencia de Goku y las increíbles peleas épicas entre un “niño” y eventualmente “dioses” que hacían de esta una de las series más emblemáticas (hasta la fecha) de la animación japonesa que afectaran al mundo completo con su toque único de comedia y acción en sus 153 (épicos) episodios. ¡Y no pueden negar que el tema de entrada y salida son simple y fantásticamente ochenteros!- Ah, ¿qué aprendí de esta serie? Que TODO es posible si nunca dejas de pelear y esforzarte. ¿Así o más bonito?🙂

Sé que estas son solo algunas de las series que marcaron esa década, y en mi caso personal, mi vida de chamaco. Si me faltó (que seguro sí) alguna de sus favoritas los invito a que la incluyan en los comentarios y digan porque era su favorita!

2 respuestas a Crónica Vicino: Top 15 Caricaturas Ochenteras

  1. lizodem dice:

    Beetlejuice!! soy fan!! ps. ya léeme.

  2. mixtape dice:

    que buen ranking.

    de caricaturas ochenteras tengo varias, pero muchas pasa lo mismo que con dragon ball, llegaron a mexico una decada despues, en este caso candy, mazinger Z, robotech o voltron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: