Retro-Crónica de Pixeles Interactivos: Super Empire Strikes Back

Hace 20 años, en una galaxia bastante cercana…

En una Súper época donde todo era Súper...

En una Super época donde todo era Super…

Lucasarts y Sculptured Software lanzaban lo que hoy considero, una autentica mentada de padre (Sith). También conocido como un videojuego “rompebolas” o simplemente una aventura en 16 bits que seguía (muy a su manera) las aventuras de los jóvenes héroes de la épica película “Empire Strikes Back” y las convertía en acción (casi siempre) sin sentido (y sin parar… un segundo).

Acción y sufrimiento, los bloques de este juego...

Acción y sufrimiento, los bloques de este juego…

Vamos, seamos realistas, hace 20 años (si, en 1993) a nadie le importaba la “veracidad” de un juego en relación a su contraparte fílmica. Lo único que querías como gamer en  ese entonces, era usar a tu personaje favorito de la película y destruir todo en tu camino… aunque ahora que lo pienso, eso no ha cambiado en 20 años.

La famosa secuencia donde Luke sube a la moto y... un momento!

La famosa secuencia donde Luke sube a la moto y… un momento!

El juego, al igual que su antecesor (Super Star Wars) se definía por su intensa dificultad y sus intensos niveles llenos de intensa acción de principio a fin. Si, era y sigue siendo, un juego intenso.

Explosiones, intensidad... y Luke sufriendo las consecuencias...

Explosiones, intensidad… y Luke sufriendo las consecuencias…

Y es aquí donde aprovecho para hacer un paréntesis… en una época (no tan) lejana, los videojuegos, estaban hechos para jugarse, a falta de recursos visuales y presupuestos millonarios. Logrando en su mayor parte RETAR al jugador con situaciones difíciles para poder avanzar. Hoy en día los videojuegos (a mi gusto) están hechos para terminarse y engañar moderadamente al supuesto “gamer” haciéndolo creer que con “habilidad”, terminó el juego en cuestión… con checkpoints, vida que se regenera y cinemas cada 30 segundos. Aunque ese tema será cuestión de una próxima crónica, aprovecho este espacio para recalcar que Super Empire Strikes Back, era y sigue siendo un juego, hecho para jugarse, sufrirse, tomarse personal, recordarle su (nula) madre a Vader y cuando después de un largo y muy enfático esfuerzo logras terminarlo, sentir que el titulo de “gamer” es algo que has defendido, ganado y sudado con sangre.

Nada en este juego era (y es) para tomarse a la ligera...

Nada en este juego era (y es) para tomarse a la ligera…

Dicho lo anterior, puedo contarles un poco del juego. Aunque honestamente, prefiero que vean el video-maratón-long-play que hice del mismo y que casi acaba con mi cordura y paciencia y mismo que está justo aquí debajo. Si, dura 80 minutos. Si, yo hablo todo el tiempo detrás y narro mi frustrante experiencia. Si, es divertido ver a otros sufrir mientras revive su pubertad. Especialmente si no tienen nada que hacer en el trabajo o algo así.

El juego se dividía en 3 mundos, siendo Hoth el primero (al igual que la película) y casi abarcando la mitad del juego con más de 11 Niveles en dicho planeta, divididos entre Luke Skywalker y Han Solo. A diferencia del juego anterior, los personajes eran asignados automáticamente al comenzar los niveles. Lo cual hacía aun más difícil el juego en más de una ocasión, ya que la única diferencia (real) entre uno y el otro, era que Luke tiene su espada y usa la Fuerza. Los demás no. Han solo tiene unas granadas bastante nefastas y Chewie (quien solo aparece en 2 niveles, casi al final) puede dar un giro al estilo Lariat de Zangief. Queda claro que Han y Chewie enfrentaron al Imperio a puño limpio… mientras Luke se defendía con su espada.

Luke tenía una PEQUEÑA ventaja con la espada... podía defenderse.

Luke tenía una PEQUEÑA ventaja con la espada… podía defenderse.

Dispersados a lo largo del juego, existen 3 niveles con el súper infame/famoso “Modo 7” a falta de 3D real en aquella época.  Uno de ellos la ultra-choteada-pero-indispensable batalla Hoth.

Probablemente el nivel más choteado de la historia...

Probablemente el nivel más choteado de la historia…

El segundo mundo comenzaba con la emblemática secuencia de la película donde el Millenium Falcon escapa el Imperio en un cinturón de asteroides… en modo 7…otro de esos niveles que dejan claro hoy, que hacer 3D con pixeles, era una mala idea. Pasando de ahí a la parada obligatoria en Hoth, donde el joven (y destructor de fauna) Luke, tenía que destruir todo el ecosistema del planeta a lo largo de 3 niveles para encontrar a R2, Yoda, descubrir sus nuevos “poderes” con la Fuerza y destruir un misterioso monstruo del pantano.

Con razón nadie se acerca a Dagobah!

Con razón nadie se acerca a Dagobah!

El último mundo se centra en la porción final de la película y se divide en 2 secciones siendo la primera la llegada de Han a Bespin, donde el juego de pronto pierde la cabeza y aumenta su dificultad a “nivel imperial” con 4 niveles campechaneados entre Han y Chewie que son estúpidamente largos, difíciles y diseñados con un solo objetivo en mente, joderte.

Con ustedes, el peor enemigo del juego: Las "bolitas moradas" del terror (y no hablo de Chewie)

Con ustedes, el peor enemigo del juego: Las “bolitas moradas” del terror (y no hablo de Chewie)

La segunda sección del nivel comienza con uno de los niveles más increíbles en su momento y odiosos en esta época, Luke volando su X-Wing (en modo 7) para llegar a Bespin. Otro de esos niveles que pueden poner a prueba hasta el más santo y paciente con un control digno de microbus dañado.

En su momento, una maravilla. Hoy, basura. La peor de todas.

En su momento, una maravilla. Hoy, basura. La peor de todas.

Finalmente el último nivel y medio de madriza con todo el Imperio culminaba con la épica pelea contra Vader… una pelea larga e increíblemente desproporcionada, pero vamos, nada nuevo a estas alturas y punto que se hacía aun peor si no llegabas con los suficientes “poderes” de Fuerza (mismos que en teoría tenías que encontrar en Dagobah).

El movimiento más sabio de Luke... correr por su vida!

El movimiento más sabio de Luke… correr por su vida!

Al final, y tras 21 iracundos niveles este juego prueba que la venganza, la ira y la destrucción no llevan a gran cosa. Ya que el final es plano en el mejor de los casos y después de un juego considerablemente más largo y difícil que su antecesor, el final es solo eso. Un par de imágenes digitalizadas de la película. Donde ni siquiera existe la escena emblemática del conflicto familiar entre Luke y su (neurótico) padre, y la clarísima amenaza de que ya venía “Super Return of the Jedi”

Esto casi raya en terrorismo emocional...

Esto casi raya en terrorismo emocional…

Hay algo importante que mencionar de este juego. En su momento, ganó varios premios como juego del año. Si, un juego que te haría aventar el control, hecho por gringos, en medio de la época de oro del juego Japonés, se paraba por encima de todo y decía, “Así se hace un buen juego”. Y viéndolo objetivamente (y haciendo a un lado la ira generada por horas y días de haberlo jugado) puedo decir que es un juego que visualmente es impecable con su arte a base de sprites (muchos pixeles), con sonido y música digitalizada increíble para un chip de 16 bits y con un control realmente pulido en la mayor parte del juego (salvo los odiosos niveles de “Modo 7”) … y sí, con un reto que no tomaba a la ligera que supieras jugar. Nunca.

Gandallismo Imperial. Con muy bonitas gráficas.

Gandallismo Imperial. Con muy bonitas gráficas.

Chance una de las granes ventajas que tiene este juego con respecto a su antecesor, es que existe un sistema de passwords para poder empezar en un nivel específico sin tener que comenzar todo el juego de nuevo. Aunque en mi situación en particular, fue esa misma situación la que me hizo llegar al final sin “poderes” con Luke… haciendo el juego 200% más difícil en dicha sección. ¿Qué nos dice esto? Que de algún modo retorcido, los creadores del juego diseñaron al mismo pensando que la forma correcta de jugarlo, era de “jalón” para conservar dichos poderes. Váyanse al diablo.

Ni Yoda puede creer que quieras continuar...

Ni Yoda puede creer que quieras continuar…

Al final del día este juego me deja recuerdos exacerbados de mi pubertad mezclados con ira reciente de mi adultez. Dejándome claro que en mi pubertad, tenía demasiado tiempo libre como para jugar algo como esto y terminarlo, en Jedi. Hoy, se que la era de los pixeles, era una era más elegante y refinada. Antes de los tiempos oscuros. Los tiempos del 3D.

Para ser un Jedi de verdad... falta terminar Super Return of the Jedi... coming soon!

Para ser un Jedi de verdad… falta terminar Super Return of the Jedi… coming soon!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: