Crónicas pa´mejorar el día: iCloud y el Celular secuestrado…

La siguiente crónica toma lugar entre la 1pm y 3:30pm del 13 de Febrero del 2013… esta, es una historia real. Los nombres también.

Image

La hora del caos… donde todo comenzó

1 pm. El Inicio.

La hora que todos salen, se meten en camiones, se suben a coches, corren por los pasillos y caminos de la escuela. La hora que marca el comienzo de mis 3 horas libres para (entre otras cosas) comer y prepararme para 3 horas más de clase de 4 a 7pm. Me llega mensaje de Sofía, la acompaño a su camión, nos despedimos.

Camino a la cafetería dispuesto a comer… pero aun no tengo tanta hambre y mis necesidades fisiológicas van primero. Me detengo un minuto en la cafetería a evaluar mis opciones. Las necesidades fisiológicas ganan. Me dirijo a la Biblioteca y aprovecho para checar si hay revistas nuevas de fotografía.

Image

Un baño descompuesto… clásico.

1:20pm. Crisis.

Como siempre, el baño esta en reparación. Voy al siguiente baño, esta en peores condiciones que el primero. Hasta las ganas se quitan. Voy a checar las revistas nuevas, no hay nada. Decido checar que hora es… y… no encuentro mi celular… en ningún lado!!

– Breve momento de Pánico  –

Checo y vuelvo a checar todas mis bolsas, recuerdo perfectamente que la última vez que usé mi celular fue para contestarle a Sofía… y lo guardé en el bolso izquierdo de mi saco como siempre lo hago… checo el bolso. TERROR. Un hoyo en la parte inferior del bolso.

– Mi ultima hora de vida pasa en flashbacks mentales –

Image

Recordando la última media hora de tu vida…

1:30 pm (creo) – Recordando el pasado… y los pasos.

Rápidamente recorro todos mis pasos en reversa, la biblioteca, el baño, el pasillo… recuerdo todo lo que pensé en cada paso… las sombrillas, la cafetería, los camiones, la facultad de comunicación… nada… Pregunto al policía más cercano, me dice que no ha visto nada sospechoso, pero hace una “búsqueda en red” con todos los polis de la escuela, se reportan con 10-24s y 20-32s… me dice que ninguno en la universidad ha recibido ningún dispositivo, asegurándome que normalmente la gente los devuelve. Me recomienda ir a rectoría a preguntar. Voy. Nada.

Me encuentro a Shelly, me ofrece marcar a mi celular… suena… nadie contesta… recuerdo que para colmo, está en modo de vibración…su amigo me ofrece buscar mi celular por GPS… me quedo asombrado de la opción (que no se me había ocurrido) y le digo que no se si mi cel tenga eso, me dice que si (me siento tonto)… buscamos… dice que no hay conexión a Internet… asumo que el nuevo dueño de mi celular lo ha apagado. Viéndome un poco derrotado Shelly me dice que vaya a Telcel a que lo rastreen ahí. No tengo ni como ir ni tiempo. Subo a las computadoras a ver que opciones hay en la página de Telcel.

Image

Chance como 1:50pm – Revelación Divina.

Prendo la compu, entro a Telcel veo que existe una opción de reportar teléfono robado y suspenderlo… y por no dejar de hacerlo y como último intento, entro a Google también y busco “como rastrear iPhone”… nuevamente me aparece la página de iCloud… entro.

Me piden mis datos de cuenta, los pongo, pico la opción de rastrear… comienza a rastrearlo (en ese momento me percato que el intento anterior no había funcionado porque el celular de quien me ayudaba, no tenía señal de Internet) y entonces aparece un texto:

– TELÉFONO LOCALIZADO –

SHOCK! – El mapa abre, el suspenso crece cada milésima de segundo esperando lo peor… veo el mapa… el teléfono está a un lado de la cafetería. En las mismas sombrillas donde me detuve momentos antes a meditar si comía algo o no. Apago la computadora más rápido que nunca en mi vida, tomo mis cosas, corro de nuevo a la cafetería.

Image

2:10 pm (según las sombras proyectadas por el sol) – A New Hope

Llego al lugar de los hechos, con hambre, sin ir al baño, cansado y un poco insolado… busco y busco, escaneo cada mesa, cada persona, cada celular, esperando ver al gandalla que tiene mi celular y dispuesto a brincar a su rescate, o yugular, según sea el caso… nada. Pregunto al poli más cercano. Nada. Me dice que se mantendrá al tanto.

Se que mi iPhone esta cerca, se que no puedo dejarlo ir así nada más… especialmente teniendo en consideración que tiene 1 mes y medio que lo saqué… y tengo 2 años más por pagar… con o sin teléfono – Me decido a entrar a la cafetería, conectar mi laptop (cuya batería murió hace mucho y solo sirve conectada) y re-rastrear mi teléfono.

Image

2:30 pm (según la cantidad de gente en la cafetería) – Tan cerca y tan lejos.

Conecto mi computadora, conecto el Internet (más lento que nunca) y entro de nuevo a la página de iCloud para rastrear mi teléfono. Se conecta. Busca. Encuentra. HORROR! – El teléfono se movió de lugar, ahora se encuentra como a 15-20 metros de donde estaba anteriormente. Está confirmado, alguien lo tiene y se está moviendo con él. Ahora está en donde se estacionan los autos (también conocida como la banqueta en batería) justo en frente de la cafetería, cruzando la calle. Salgo corriendo, dejo encargada mi compu (sería el colmo que alguien la robara)… busco cada coche estacionado, esperando encontrar a alguien con mi teléfono. Todos los coches cerrados. Uno abierto, pregunto, el conductor quien estaba llegando y claramente no tenía idea de que hablaba… busco en el pasto, en los botes de basura (¿?), una camioneta de banquetes, obreros. Todo era posible. Regreso corriendo a la cafetería a ver si sigue en el mismo lugar.

– Entran las redes sociales –

Image

3:00 pm (según mi hambre) – Redes Sociales, HO!!!

Decido hacer ruido. Solo no voy a poder con esto. Redes sociales a mi!! – Comienzo a pedir ayuda en Twitter y en Facebook, posteo una imagen de la ubicación del teléfono, a escasos metros de mi… cada 2 minutos… el teléfono sigue en el mismo lugar… descubro que en la página de iCloud hay una función para hacer sonar el teléfono remotamente, aun en modo de vibración. Lo presiono ilusamente. Al menos 10 personas ya están marcando, mandando mensajes y todos concuerdan con que está prendido aun, pero entra a buzón. Estefanía se une a la búsqueda, busca cada coche, cada rincón remotamente mientras sigo en la café esperando, dice que no encuentra nada, incluso debajo de los coches. Las redes sociales rockean. Entiendo el siguiente paso. Necesito moverme.

Mando una convocatoria a cualquier persona en la universidad que tenga otro iPhone y esté dispuesto(a) a jugar al investigador conmigo. Ari responde y llega a la cafetería no sin antes aclararme que la sacaron de clase por mi culpa. Me siento orgulloso. Desconecto mi computadora, me conecto con su teléfono. Esto es trabajo en equipo.

Image

3:15 pm (según el reloj del celular de Ari) – Sonidos ocultos.

En el camino se suma Gaby a nuestro equipo de búsqueda (también sacada de clase por estar en el celular)… esto se pone bueno. Busco con el mapa del iCloud, confirmo con el mapa de Google Maps. Quedan 2 opciones. Los coches o la construcción nueva del estacionamiento. Veo obreros, pienso entrar a preguntarles. Entiendo lo iluso que puede ser eso. Ari me recuerda del botón que hace sonar el celular. Lo presiono. Nada.

Decidimos que no es buena idea entrar a amenazar obreros. Y la indicación asegura que ese no es el lugar donde está. Tiene que estar en un auto. No hay otra posibilidad. Y no se está moviendo de lugar. Presiono el botón que hace sonar al celular. Nada. Lo vuelvo a presionar. Nos acercamos a la camioneta de banquetes. Lo vuelvo a pre… UN SONIDO! – Los 3 pegamos la cabeza a la camioneta. Un ligero sonido proviene del interior de la camioneta. Lo vuelvo a presionar. Vuelve a sonar. Es un hecho. Mi celular había sido secuestrado. Corro con el poli.

Image

3:20pm (no ha pasado tanto tiempo desde la última vez) – El Caso Cedrela.

Le digo al poli que encontré mi celular, sorprendido me pregunta que donde estaba, le digo que aun está en “esa” (la señalo) camioneta. Me dice que son los “del banquete” y de inmediato me cae el 20. Mientras el poli me lleva con la persona responsable del banquete (y con las llaves de la camioneta) imagino en tonos sepia mi pobre teléfono cayendo de mi horrible bolsa con hoyo, yaciendo en el pavimento durante minutos sin dueño, cuando de pronto un mesero promedio pasa, lo ve… voltea a todos lados, nadie dice nada, lo recoge, lo mete en su bolsa. Dinero fácil! … NOT!

Image

Un iPhone robado que está bloqueado (con código de 4 números para poder “abrirlo”) es imposible, repito IMPOSIBLE de “crackear” (o al menos eso dice apple)… si el (no tan hábil) secuestrador de celulares olvidó apagarlo o sacarle la tarjeta sim, entonces tiene un GPS rastreable en sus manos. Lo único que puede hacer con el aparato es restaurarlo a como venía de fábrica y sacarle el chip, quedando como un iPod Touch sin ninguna aplicación ni dato previo. PUM! Error cometido.

Image

3:30pm. El Rescate.

Llegamos a la camioneta, la dueña abre la cajuela, entro, oigo que mi pequeño (y caro) hijo suena en algún lado, busco, sigo el sonido, la dueña entra por la puerta delantera el sonido proviene de algún lugar entre los asientos. Sigo el ruido a la parte inferior del control del clima del auto, vasos desechables, trapos, los papeles y seguro del auto, servilletas, quito todo. Y ahí estaba. Escondido al fondo de todo eso, aun prendido. La dueña en shock. Yo feliz. Todos esperando el desenlace. La dueña del Cedrelamovil juro que haría algo al respecto, yo le digo que qué clase de gente tiene contratada, apenada me dice que cree saber quien fue, le digo que ojala haga algo al respecto.

Bajo de la camioneta, todos tienen cara de shock, resolvimos el caso del iPhone secuestrado.

Tengo media hora para comer, ir al baño y llegar a dar mi clase y contar una historia. 

6 respuestas a Crónicas pa´mejorar el día: iCloud y el Celular secuestrado…

  1. Sarge° dice:

    Jajaja…no manches…que fregón, yo viví algo similar con mi Ipad3..incluso estuvimos en el Tec todos alertas, seguridad, compañeros en todos los pisos, y cuando lo hice sonar, se movió de lugar, no se cómo nos eludió a todos en todos los pisos y de ahí cuando iba en otro edificio, desapareció..para siempre..sniff..😦 que bueno ver que en tu caso fue un éxito.😀

  2. Sofía Chapa dice:

    Todo fue culpa de Sofía….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: