Crónica pa mejorar el día: Menos es Más

Advertencia: El siguiente post puede ser demasiado simple para ser cierto. Proceda con precaución.

Últimamente me he dado cuenta de una cosa muy simple, el mundo en el que vivimos ama complicar todo tema, idea y concepto sencillo, desarmándolo, estudiándolo, para llevarlo a otro nivel similar al que creemos nos conviene entender, volverlo a armar de modo que ahora podamos decir que lo sabemos y sazonarlo con toda clase de especias raras que nadie comprende ni detecta para poder a su vez, finalmente llevarlo con un experto en el tema en cuestión (mismo que ha pasado años estudiándolo desde otros ángulos) y ponerlo a prueba, juzgando y filtrando lo que alguna vez fue una idea simple y convirtiéndolo en una tesis que nadie sabe donde empezó, como llegó ahí y a donde va, teniendo como clímax el mágico y anticlimático desenlace de volvernos “expertos” en dicho champurrado de ideas… que alguna vez, fuera un concepto sencillo.

Para que manterlo simple si podemos complicarlo?

No se si todo esto venga de la necesidad de reconocimiento o de la naturaleza competitiva que tenemos desde nuestros antiguos ancestros. Donde probablemente el más fuerte y el más versado podía tener una mayor probabilidad de sobrevivencia entre los demás… y no estoy tan seguro del versado.

¿Para qué aprender si con correr basta?

Aunque esto podría parecer una queja personal, realmente va más allá ya que durante los últimos meses, he tenido que, literalmente, migrar mi mente de una forma simple de hacer radio libre, a una forma inquisitoria, reglada, dictatorial y politizada con más reglas que libertades y más luces rojas que vías libres. Después de verlo seriamente y compararlo con otras áreas de mi vida, resulta que TODO está en mayor o menor medida, regido por tendencias similares… y como siempre sucede, somos la única especie que raya en la locura, para destacar y creer que es mejor.

Durante 3 años hicimos un simple podcast transmitido por Internet, en este, teníamos 2 horas semanales para hablar de todo tema ñoño y geek que nos viniera a la mente. De este modo prosperamos, crecimos, nos adaptamos, nos caímos, nos levantamos y seguimos creciendo y creando sin la necesidad de hacerlo y por el puro gusto de expresarnos libremente sobre temas que nos apasionan. Hoy esa realidad se ha visto transformada y nuestra una vez libre estación, ha entrado en las ondas de la Amplitud Modulada (irónico nombre, cabe destacar) y resulta que de pronto nos vimos con 100 reglas, limitantes, imposiciones gubernamentales, y lo mejor de todo amenazas contra la mala “conducta” (de un reglamento que fue escrito en 1960). Claro, es una maravilla estar en “ondas oficiales” y poder ser potencialmente escuchados por “miles” en sus autos y hogares, (tomando en cuenta que aún escuchen AM y que dentro de eso encuentren nuestra estación y dentro de eso, nuestro programa) aquí es donde lo simple se torna confuso… ya que si no me equivoco en Internet teníamos (y tenemos) potencialmente millones de radioescuchas alrededor del mundo, que no están limitados por la temporalidad de una transmisión en vivo y que han crecido más allá de los formatos y límites de la radio tradicional, exigiendo contenido de nicho y enfocado a sus gustos y preferencias sin cortes ni interrupciones… ¿Soy el único que ve una incongruencia total?

Evolucionar no siempre implica ir hacia adelante... o si?

Se que muchos creen que para poder dar un paso adelante, es necesario revisar los pasos dados antes y así, avanzar, pero esto, es como si de pronto quisiéramos detenernos, abrir el pie con un bisturí, extraer todas las partes, estudiarlas, crear libros al respecto, tratar de volver a armarlo y caminar, ahora si, con todo el conocimiento “adquirido”. Suponiendo que el pie siga funcionando. Y sin anestecia.

En verdad es TAN necesario el pasado? - Que no paso ya?

Pasa algo similar con las relaciones, una y otra vez he vivido tanto en carne propia como a través de terceros la famosa “complicación del amor”. Y en verdad me pregunto, ¿Qué es lo que hace que una relación comience y se de? – Si me preguntan a mi, es un solo sentimiento. Una sola sensación. Un solo deseo. ¿Y qué tenemos como resultado? ¡MAGIA! – claro, en poco tiempo nos parece de lo más natural desmembrar la relación, estudiar todas sus partes, resaltar los errores, convertirlo en una competencia de méritos y puntos, poner un ego sobre el otro y comenzar una recolección de errores, deudas y “puntos a favor” que suele terminar en una carnicería de emociones… ¿Qué pasaría si nos lográramos mantener en esa simpleza de confiar, entregarnos y no esperar nada a cambio?, no se si hayan fijado, pero por lo general cuando una relación funciona al principio, lo hace como por arte de magia, donde sin esperar nada, las cosas fluyen, sin dar más que lo mejor de nosotros mismos, el otro… ¡hace lo mismo!… en algún punto esto es “demasiado bueno para ser cierto” y comenzamos a complicarlo hasta volverlo una locura o terminar con un tercero experto en relaciones humanas que ha dedicado toda su vida a estudiar las reacciones y resultados de individuos que… ¿no sería más fácil confiar y decir lo que se tiene que decir?

Porque hasta que se complica todo, es cuando "Tenemos que hablar"?

Y hablando de “decir”, ¿qué pasa con el mundo de las suposiciones e interpretaciones? No se ustedes, pero últimamente he notado que el mundo está “hecho un camote” porque fulano, dijo que mengano, le había contado el chisme, que perengano le había escuchado mencionar a su prima mientras chateaba lo que su novio había re-tuiteado… creo que si hacemos un resumen de las guerras, matanzas, injusticias y peores conflictos de la humanidad en la historia, todos casi invariablemente vienen de una mala comunicación y de, simplemente, no decir lo que se tenía que decir en el momento que tenía que decirse. O lo que es lo mismo, hablar con la verdad y ya. ¿Qué fácil no? ¿Se imaginan? Un mundo donde dijéramos la verdad y ya… los reto a que durante un día completo, solo hablen con la verdad. Y con eso me refiero a la verdad de corazón, esa verdad que simplemente es, no esa que ya viene como con un poquito de “mi interpretación” ya que entonces, regresamos a las suposiciones y nunca acabamos. Un día, 24 horas, solo la verdad… ¿O qué, ya te dio frío? – ¿acaso no sería lo más simple?… ¿no?

Es TAN difícil ser claros cuando necesitamos decir algo?

Hablando de hablar con la verdad, hace varios años ya que me dedico también al mercadeo en redes y en verdad me apantalla lo maravilloso que es y sí, lo sencillo que puede llegar a ser también. Tan estúpidamente sencillo de hecho, que la gente en promedio sale despavorida, creyendo que es (de nuevo) “demasiado fácil y bueno para ser cierto”, que no es más que una exageración y que todo es un gran supuesto (casi como las relaciones antes mencionadas) lleno de oscuros trucos y aces bajo la manga que no hacen más que existir para traerles desgracias, miseria y robarles el alma. Lo curioso es que por lo general, este tipo de persona, es la que ama la vida complicada, sin tener idea porque o para que, pero al toparse con un concepto tan sencillo como “invita a unos cuantos que confían en ti a hacer lo mismo que tu haces y simplemente habla con la verdad” cree de inmediato que es “como el resto de sus vidas” donde una y otra vez, confiar, no ha significado más que adentrarse en un proceso que sonaba bonito y resultó complicadísimo, lleno de verdades a medias, trucos y kilómetros de esfuerzo no pavimentado. ¿Mi pronóstico? En unos cuantos años, cuando la humanidad promedio se de el permiso de simplemente ser y confiar, estaremos haciendo este esquema de negocios por el simple hecho de que antes tendremos como prioridad vivir y disfrutar esa vida antes de complicarla y llenarla con los conceptos del “Deber Ser” que alguien más invento para “ahorrarnos pasos y procesos” dando por hecho que éramos una bola de cromagnones sin sueños ni incentivos.

Algunos entendieron que hacer redes, es la MEJOR forma de hacer negocios...

Otra de mis pasiones donde he encontrado esta misma situación es en el aula de clases. Alguna vez fui alumno, sigo siéndolo y en esta ocasión, tengo la increíble oportunidad de dar lo que me fue dado en algún momento a otros tomando el título de “profesor” de un increíble grupo de personas que esperan lo mejor de mi. Se preguntarán donde está lo complicado y la respuesta es fácil. Todo alrededor del simple hecho de compartir lo que sé. Cuando entré a la “institución” a “dar” todo lo que tenía y sabía, me fueron impuestos kilómetros de procedimientos, horas de cursos, papeleos, cuestionarios y chequeos rutinarios para asegurar que todo “estaba en orden”. Al principio, confiando, seguí ese procedimiento y de pronto me di cuenta que estaba “perdiendo” esa esencia y me estaba convirtiendo en un formulario que solo escupía temarios. Hoy, a varios años de haber iniciado este increíble viaje, me di cuenta, que mientras más simple y cercano fuera a mi mismo, mejor salía todo, mejor resultado tenía y mayor interés generaba. A más simples las enseñanzas, más espacio para reflexión y cuestionamiento. Así como más oportunidad para interactuar con cada uno y convertir el espacio usualmente “unidireccional” en un espacio donde se comparte y todos aportamos… todo por simplemente ser congruente conmigo y con quien sé y confío que soy.

No se necesita ser un arqueólogo renombrado para compartir lo que sabemos... o si?

Es más, una de las religiones más antiguas y sencillas de la humanidad, nos dice que la verdadera trascendencia se encuentra en dejar de ser y pensar y solo estar y vivir en el instante. ¿Así o más sencillo? – Sin embargo hay quienes se han esmerado a través de los siglos en darnos conceptos un poco más “complicados” introduciendo miles de leyes, regulaciones, castigos, bonos, patrones, santos, demonios, y casi tanta incongruencia, como la misma que plaga a la historia humana de sus inicios… ¿Sería tan difícil solo respetar y confiar en que lo que cada uno cree es la verdad que cada uno necesita? … ¿O es demasiado sencillo para ser cierto?

Acaso será tan fácil solo escucharnos en lugar de escuchar a todos los demas?

Sin alargar esto de más, en verdad y de corazón me pregunto ¿Para qué diablos nos encanta complicar las cosas? ¿Cuál es el verdadero punto de sobre-analizar todo? Y muy probablemente y manteniendo la “simple” línea de esto, podríamos encontrar que la raíz de todo esto es el miedo. El miedo a quedar mal, el miedo a perder algo, el miedo a sentir, el miedo al dolor, el miedo al miedo.

Como que de pronto le damos demasiada importancia al miedo no?

Yo no se ustedes, pero después de escribir esto, me voy con ganas de simplificar mi vida mucho más. Con la seguridad de que la vida que quiero vivir, es una vida simple (y no por eso sencilla o mediocre), donde todo está ahí porque así fue diseñado para estar y yo solo estoy siendo la mejor versión de mi mismo que puede llegar a su máximo potencial con solo ser consciente y de este modo, estando alineado con lo que está ahí para mí. ¿Así o más simple?

4 respuestas a Crónica pa mejorar el día: Menos es Más

  1. mosconariz dice:

    Me gustó mucho el ejemplo del pie… Entonces, ¿crees q es mejor simplificar floppy?

    • Vicino dice:

      Si me preguntas, es esa simplificacion la que lo ha hecho ver “Complicado” ultimamente… no lo veo mas sencillo que tenerlo en orden y claro como lo hemos hecho ultimamente… ahora en cuanto a AM o internet… hmmmm… hahaha

  2. Un amigo mío, alguna vez me dijo que la diferencia entre la gente inteligente y la gente no tan inteligente, es que la gente inteligente, puede simplificar los conceptos mas complejos y la no tan inteligente puede hacer, muy complejo los temas mas sencillos. I agree! y la parte que mas me gusto fue la de la honestidad.🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: